Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies
LJNM/LJNM_W30.jpg
LJNM/_MG_5117.jpg
LJNM/IMG_96282.jpg
LJNM/IMG_8334.jpg
LJNM/IMG_29962.jpg
LJNM/antimissaris.jpg
LJNM/g5.jpg
LJNM/g4.JPG
LJNM/g3.jpg
LJNM/g1.jpg
Madrid, 14 de junio de 2018

garrastazu

 

Prueba y error. Y, sobre todo, aprendizaje sobre la marcha. Así podrían explicarse los primeros años de trayectoria de la mayoría de empresas y, por supuesto, también de Pompeii, una de las firmas españolas de moda de más rápido crecimiento y posicionamiento de los últimos años. “Cuando estás en un crecimiento tan rápido, perfección significa parálisis”, afirmó Jaime Garrastazu, cofundador de la compañía, en Los Jueves del Negocio de la Moda, un encuentro afterwork impulsado por Deloitte, la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) y Modaes.es, y que cuenta con el patrocinio de Checkpoint y Analyticalways.

 

El emprendedor, que fundó Pompeii en 2014 de la mano de tres amigos, afirmó que, a veces, es preferible tomar una mala decisión para moverse rápido que pararse a analizar todos los detalles. Garrastazu explicó que, a lo largo de su corta trayectoria, han cometido errores de los que ha terminado sacando lecciones. “Si hay algo que hemos aprendido con Pompeii es que hay que correr, correr y correr, y no tener miedo a correr”, aseguró.

 

Pompeii inició su desarrollo con cuatro amigos en su último año universitario con “ganas de montar algo”. Tras pensar qué les gustaba, descartaron ideas como fabricar camisetas para equipos de fútbol o sudaderas y camisetas para el público joven. “En lo primero no éramos buenos y en lo segundo nos dimos cuenta que había mucha gente haciendo lo mismo y nos preguntamos por qué íbamos a vender más que ellos”, confesó.

 

Fue entonces cuando decidieron lanzar una marca de zapatillas. “Buscamos en Google y, después en Páginas Amarillas cómo y dónde fabricar zapatillas -explicó-; no teníamos ni idea”. “No sabíamos qué decirle a los fabricantes y la mayoría nos colgaba el teléfono: de unos otros fuimos aprendiendo términos técnicos, fue machine learning”, bromeó.

 

Garrastazu explicó el proceso hasta el cual encontraron el proveedor y dieron con la zapatilla que buscaban. “Nuestra única virtud fue pelear hasta que alguien nos puso la zapatilla ideal delante”, señaló el empresario en referencia a su falta de conocimiento del sector, pues tres de los cuatro fundadores tenían formación en empresariales y uno, en ingeniería.

 

El siguiente paso fue la comunicación. “Si entras en un sector centenario e hipercompetitivo, te preguntas por qué te van a comprar a ti -dijo-; sabíamos que por el diseño, no”. A partir de ahí, según Garrastazu, intentaron “racionalizar lo irracional aportando una verdad incuestionable al producto”.

 

“Fuimos a buscar a la gente donde estaba, en las redes, y apostamos por fabricar sólo 349 repeticiones de cada modelo: después desaparecía”, dijo. En su opinión, “esta estrategia convirtió a Pompeii y al producto en una verdad incuestionable”. “Te gustara o no, seguro que hablabas de nosotros”, aseguró.

 

Y, de nuevo, el prueba y error. El modelo de negocio de las 349 repeticiones terminó eliminándose, pues el precio de venta eran 50 euros y “ni teníamos margen ni volumen, así que no funcionaba”.

 

“Con Internet ha cambiado la relación entre marcas y usuarios, pero las marcas no nos damos cuenta de que, al final, todas mandamos los mismo mensajes al consumidor”, reflexionó. “Cuando la conversación va del cliente a la marca, esta se engrandece”, dijo, y, por esta razón, los fundadores de Pompeii decidieron que, “si en una discoteca Nike o Vans hubieran sido los guapos”, su marca adoptaría el papel de “simpáticos”. “Si peleas la misma batalla con menos recursos, vas a perder seguro”, afirmó.

 

 

Partners
Impulsan
Patrocinan
Colaboran
UbicaciĆ³n

La Marieta

Paseo de la Castellana, 44

28046, Madrid

 

Hotel Regina

C/ Bergara, 4

08002, Barcelona